» Actualidad - Novedades

  » Campeonatos Amateurs
     (1896-1934)


  » Campeonatos Profesionales
     (1935-Actualmente)


  » Copa Sudamericana

  » Copa Libertadores

  » Copa Argentina

  » Jugadores del Taladro

  » Goleadores del Club

  » Máximos Goleadores

  » Fundación de Clubes

  » Canciones

  » Fotos e Imagenes

  » Cuentos y Notas

  » Mails Recibidos

  » Links Amigos

  » Quienes Somos

  » Contáctenos




Actualidad - Novedades - Últimas Noticias

JACULATORIA


Jaculatoria



Todo baila siempre al ritmo del dinero, así que la danza
tiene las notas que prefieren los poderosos, pasa en todos los ámbitos y por
supuesto en el fútbol, así que quejarse por el horario del partido era inútil,
la democracia real no existe, es una ilusión que nos mantiene maniatados,
anestesiados nos autoregulamos por unas normas democráticas que los poderosos
no respetan. Hay que jugar con River a la hora que mejor le viene a la
televisación, 21:30 del domingo y con visitantes, porque las excusas que siempre
esgrime la violencia, entre ellas el horario nocturno, quedarán de lado en esta
ocasión para que siete mil, que serán diez mil por virtud de la reventa de
entradas truchas o de favor, llámenlas como quieran, hinchas millonarios puedan
ver a su equipo campeón jugando en el Florencio Sola.



Bailamos. No, dentro de la cancha el juego favoreció a
Banfield que salió a la cancha con once jugadores surgidos de las inferiores
del club, los que volvieron: Civelli, Cechini, Dátolo; los que recién inician:
Arboleda, Gómez, Bravo, Urzi, Payero, Alvarez, Fontana; y el Corcho Rodriguez,
jugador fetiche que está hace rato y no parece que vaya a irse a ningún lado.



Atrevido, ambicioso, ingenuo, las características del equipo
de Crespo son las de cualquier adolescente que en general, o por ahora,
arriesga, pero no gana. Fuimos a la cancha a hacer el aguante, con el
compromiso de hincha por delante y la razón encaprichada, pero terminamos
ilusionándonos. La intensidad apasiona por sí sola, si se logra acompañarla con
confianza, contundencia e inteligencia, la pasión se vuele amor. Vale la pena
intentarlo. El fútbol es un equilibrio muy finito y dinámico, la distancia
entre la gloria y el cadalso puede ser infinitesimal.



Nos entusiasmamos, entramos en el juego de jaculatorias con
timidez, la falta de práctica hace que por un momento miremos la tribuna
visitante, habitualmente vacía, sin saber qué hacer. Entonces un grupo prende
el recuerdo del 5-0 en el que River abandonó, “¡…el que no salta, abandonó!
Borombombom…”, la hinchada de River canta que son locales otra vez, algo
estrictamente falso, pero son muchos, son una masa y las masas son ciegas,
sordas… A una mentira se le responde con otra, “¡…no se escucha, no se escucha,
sos amarga, gallina…!” , y todo terminará con el dale campeón de River, su
ancho de espadas después de haberle ganado la Libertadores a Boca. En el medio
hay más, pero hay un clásico de los cantitos que está ausente, River ya no
puede cantarnos “vos sos de la B”, esa jaculatoria les está vedada luego del
descenso.



A los veinte minutos se corta la luz. Banfield merecía ir al
corte en ventaja, pero el partido está en cero. La luz vuelve luego de media
hora. El partido continuará su historia, después del entretiempo convertirá
Fontana y sobre el final empatará Pratto. Paciencia. A partir de eso momento
haría falta tenerla. Sale el visitante, el local espera. Esperamos. Mucho.
Cuando parece que abrieron, bajamos. Falsa alarma o arrepentimiento, la lógica
policial cierra las salidas. Esperamos de pie. Otra vez mucho. El visitante ya
tiene que estar por Nuñez, los jugadores bañados. El mal humor es generalizado.
El cansancio nos gana a todos. Los insultos y quejas hacen su tarea militante y
convocan, congregan, aúnan. Todos contra la yuta. Es un juego inútil como toda
jaculatoria.



Llegamos a casa a la una de la mañana, es lunes, dentro de
un rato iremos a trabajar, pero ese será otro baile que bailaremos al ritmo de
los poderosos.



¡Aguante Banfield!



Sergio Ariel Caracciolo



 





- Volver -

 

 


    Volver
Copyright 2006 © - Todos los derechos reservados
Diseño y Edición Carlos José Caracciolo - Diseño Web Gustavo Santoro